martes, 8 de agosto de 2017

CAMINO PRIMITIVO. 6ª Etapa Berducedo-Grandas de Salime. Cierta monotonía peregrinatoria..

IMG_5183
Comenzando el día….

Dice el refrán que no hay mal que cien años duré, y en esta Asturias estival las tormentas son de un día, y ya luce el sol mañanero.

Tras tirarme de la litera, ya vi que la amiga Isabel se estaba yendo, Maki estaba en sus últimas abluciones, y en el albergue ya reinaba el más completo silencio, digamos que se habían ido casi todos.

Un desayuno en el Café de Marqués, té y bizcocho y pan, cuando se produce la escena de la presencia de la Guardia Civil, reclamando a los que por allí estamos documentación por temas de impagos de algunos gastos, de comida o albergue en Pola de Allande.

La cosa parece más a temas de olvidos que, de picaresca, porque ya en la barra del bar antes de la llegada de la pareja de la benemérita, ya había un peregrino tratando con el hospitalero, de cómo hacer llegar un pago a Allande. ¡

Sea como sea, también estas cosas tienen cabida en el Camino, y tan importante debió ser que ya los viejos textos calixtinos recogen las trafullas del Camino, lo cual muy bien recopila Pablo Arribas en su libro Picaros y Picaresca en el Camino de Santiago.

etapa-Berducedo -a-grandas-de-salime
Realmente la etapa es Berducedo-Grandas de Salime

Establecida la rutina de la peregrinatio, y con un día despejado y el sol ya calzándose el poblamiento de Berducedo, voy saliendo tras los pasos de Maki a la vez que me entretengo con algunas cosas que nos salen al camino, como el viejo cementerio de Berducedo, al que dediqué una entrada en el blog de Cementerios Asturianos, no es que tenga nada en especial, pero sí que su estado llama a la reflexión, y a recogerlo como una cuestión «extraña» en Asturias, pues no siempre el pueblo rodea la Quintana de los Muertos, eso es más de las tierras gallegas.

En ese entorno me llama la atención el pequeño monolito dedicado al Camino de los Derechos Humanos, su presencia me resulta curiosa pues nunca había visto algo de este cuño. Aprovecho el momento para dejar impreso en la cámara tanto la fuente del pueblo como el lavadero, cuyas existencias voy dejando constatado en los perfiles de Facebook.

IMG_5157IMG_5160IMG_5161IMG_5158
Elementos del entono de Berducedo

Makí, se va adelantando y termina encontrándose con su querido triunvirato canario, y ya marchan en comandita hacia el pueblecito de La Mesa.

En la subida que arranca en pleno Berducedo, sí que merece la pena darse la vuelta y contemplar el Alto del Palo, y las sierras del Valledor, delicia de recorridos y de fotografías, pues escribiendo esto me viene a la mente el provecho que sacaría de toda esta zona, el amigo Varo, o sea Alvaro Brito Perez, tal como lo hace otro buen amigo, el gran fotógrafo Juanjo Arrojo.

El lejano horizonte...

Después de vivir unos 15 años en Cabrales, donde los horizontes son escasos, salvo que uno viva en las cumbres o en los pueblos altos, pues estar aquí y desde la Loma de Prida Madera, ver medio mundo pues no deja de ser una buena atalaya, me impresiona, ya que me permite ver lo que vamos dejando atrás, e ir ubicando referencias geográficas, antes de entrar en la vertiente del Arroyo de los Cabríos, la cual nos permite entroncar con la carretera que va al pueblo de La Mesa.

IMG_5165

Desde este nuevo emplazamiento puedo admirar la bajada que tengo por delante hacia la carretera, a la cual se llega pronto, y tras unos centenares de metros se entra en La Mesa, que nos ofrece una rural iglesiuca dedicada a Santa María Magdalena (La Mesa) donde hay un peregrino aviando su mochila, ya que parece que se ha quedado vivaqueando en el rústico pórtico de la ermita. ¡Que envidia ¡Con Maki, eso es ya casi imposible, en el 2015 le tuve 7 días durmiendo de pórtico en pórtico y ahora le dan urticaria!

Desde luego es un buen sitio para quedarse, puesto que el albergue está cerrado, aunque cuando esto escribo, tal establecimiento ha reanudado sus funciones, ¡¡Aleluya¡¡ Pues si hubiera estado abierto durante el viaje (14 de julio) se hubieran solucionado algunos desaguisados logísticos, pues la santa compaña peregrinatoria que vamos hacia Santiago no baja de los 100 romeros?! ¡Eso en algunas zonas es todo un overbooking!

 IMG_5168IMG_5169IMG_5173
La Mesa

Unas fotos al entorno, y enfilo la subida hacia la cumbral de la sierra de Buspol, con su costurón de eólicos pergeñando el horizonte más inmediato, en la ascensión algunos peregrinos, de más edad se ponen a la sombra y se hidratan mientras descansan.

Termino de rematar la subida y le doy la vuelta a la sierra para bajar a las casas de Buspol, donde encuentro a Maki, que viene de frente, pues se ha ido de las marcas jacobeas, y ha llegado a las puertas de Villar de Buspol, y le han advertido del error, ya de vuelta, le encamino hacia el caserío de Buspol y su recoleta ermita, hay compañeros que se adelantan y que seguramente no veré y otros que se quedaran atrás… a veces la orografia, la climatología o la edad ..no perdonan

IMG_5177IMG_5178IMG_5179IMG_5180

Este enclave, de la ermita fue hospital de peregrinos, sobre el cual Xurde Morán, nos indica que pagaba al obispo y su cabildo un tributo en forma de "una libra de cera en torta". En 1.753 el famoso Catastro de Ensenada informaba de esta hospedería, diciendo que era una casa particular, en la que seguían dando manta y techo a los peregrinos que por aquí circulaban. O sea que los peregrinos siempre han sido un negocio lucrativo. Aunque no parece un tema que interese a los historiadores, el lucrativo negocio que la iglesia como institución ha ido sacando del pozo sin fondo de la marea humana que supone la peregrinación. Mucha caridad, pero ya hemos ido viendo lo que pagaban a obispos, arzobispos y monacatos por regir determinadas instalaciones

El emplazamiento de la ermita de la Magdalena esta una atalaya muy fotogénica, tal y como dejan traslucir los clics de los artilugios fotográficos, ya más smartphones que cámaras, es uno de los rincones del Primitivo más fotografiado.

Cuando llego el poblador de la zona ha reunido en torno así, a buena parte de la grey romera, ante cuyo auditorio desgrana su repertorio de historias, ya conocidas.

Compruebo los datos que Alberto Polledo, marca en su libro de Buen Camino, sobre la campana del siglo XIV, y en la que se podía leer “En la era de MCCCLXV años desde Cristo- Cristo vence, Cristo reina. Cristo impera. Alfa-el primero. Omega-el último.” y digo leer, porque la verdad es que ya no existe, sí que la imaginería religiosa está presente y según recojo está dedicada a María Magdalena; aunque los mapas de IGN, lo marcan como dedicada a Santa Teresa y Santiago, y en otros textos santiagueros, la indican bajo la advocación de Santa Marina, lo cual nos lleva a pensar que debe de haber una advocación compartida. Al menos el pequeño retablo popular que contiene tres figuras, que no puedo distinguir…

IMG_5185IMG_5186IMG_5187

Cuando el lugar se despuebla, y el paisano va a sus labores ganaderas, me siento tras la capilla a gozar en solitario de los parajes, viendo en lontananza, que diría el castizo, la frontera galaica …

Siempre me ha gustado este lugar y su emplazamiento, un buen albergue en este sitio sería pura lujuria.

Las temibles bajadas….o saber caminar por los caminos..

Acabada la contemplación me echo al camino, ahora toca abordar la ya conocida ladera hacía Grandas, que enfila en franco descenso marcada por las características piedras hincadas de esta zona, chantas, las llaman, las cuales marcan el camino que pronto dejan paso a las pistas que bajan hacia el embalse de Grandas, aunque el camino antes de ganar el muro del embalse da unas cuantas vueltas. 

Me hubiera gustado tomar el desvío que cruza el embalsado Navia para tomar la barca que cruza el río, pero ya el hostelero de Berducedo, me avisó de los prolegómenos, y habiendo visto que hubo ya un incidente días atrás con un peregrino perdido, y además la señalización hacia el destino tenía tachada la indicación de direccionalidad, digamos que ante tanto impedimento sigo por la trazada habitual que se sigue yendo ladera abajo.

IMG_5182IMG_5189IMG_5188

A la altura de las curvas de Trasmonte, me encuentro con el amigo Valentín, que va lentamente bajando, le acompaño un buen rato, indicándole que baje en zigzag, sino sus rodillas no aguantaran con tanto peso y pendiente, aunque le veo más preocupado por las reaparecidas alemanas, madre e hija, que parecen tener una permanente guerra entre ellas y sus mochilas, las sobrepasamos con un guiño, y las vamos dejando atrás…, pese a nuestro lento caminar, tanto es así que las perdemos de vista, aunque creemos que se han hecho a un lado del camino, para unas perentorias necesidades en las cuales poco podemos ayudar.

Cuando ya dejamos el desvío de Taladona, ya se puede ver entre el bosque de pinos, parte del embalse sobre el Navia, los restos arquitectónicos de lo que fue la construcción del embalse de Grandas. En este punto, dejo al amigo Valentín a su suerte, puesto que ya solo le queda tomar el sendero que entronca con la carretera AS-14 y por ella cruzo el muro del embalse para arribar hacia Grandas de Salime.

Lo cierto, es que ver las trazas de bajada de los compañeros romeros por estas pistas y caminos da una idea de la preparación de cada uno, y es para alegrarse que no haya más accidentes, pues algunos con los bastones van dejando un reguero se su arrastre por el firme, y otros van haciendo esparavanes, es algo que me asombra, lo mismo me sucede con aquellos otros que oyes venir detrás con su tic-tac del característico ritmo jacobita en modo nordic walking

IMG_5192IMG_5194IMG_5195

La "triunfante" obra del embalse de Grandas de Salime.

Tras las revueltas del sendero, se entronca con la carretera AS-14 y es entonces cuando podemos ver en toda su dimensión lo que debió ser la construcción de este embalse, cuyos restos esparcidos por la ladera se pueden admirar desde la innovadora balconada a modo de boca de ballena, diseñada por los arquitectos Vaquero Palacios, y Vaquero Turcios, ambos participaron en la obra de esta impresionante presa: el salto de Salime: que en su día la presa más alta de España, en su construcción se batieron "records" en muchas facetas, como la colocación de hormigón, que tardaría muchos años en ser superado; más de 4.000 toneladas en un solo día. 630.000 metros cúbicos se necesitaron para hacer este gigante de 134 metros de altura, el más alto de Europa en aquel momento, con un radio de 400 metros en su coronación. (X. Morán) y cuya obra empezó en 1945 y conllevó la instalación de un teleférico de unos 36 kilómetros de longitud , lo cual concluyó en 1955, año en el que esto suscribe vino al mundo.

La presencia del embalse como es de suponer supuso la desaparición de todo un conglomerado macro y micro cosmos en las estructuras agrarias y geográficas, uno que vivió en directo el desmantelamiento del pueblo de Riaño, se puede dar idea cabal, de lo que debió acontecer y que no parece que recojan las interesadas crónicas de la época. Ya se sabe la fuerza motriz eléctrica siempre fue una imperiosa necesidad para el llamado progreso social que durante el franquismo se impuso como modelo energético.

IMG_5197IMG_5199

Hoy nos queda el embalse como testigo mudo junto con los restos que se perfilan por la ladera, más los murales famosos de los arquitectos ya nombrados, Todo el conjunto a mí me recuerda aquella vieja película titulada: Desafío de las Águilas.

Merece la pena darle un repaso, al lugar pero la pregrenatio nos reclama, por lo cual aconsejo seguir lo expuesto por Xurde Morán, para conocer más en detalle el desarrollo de este emplazamiento hidroeléctrico.

Cruzo el muro del embalse para continuar carretera arriba, ahora por la ladera de enfrente en la cual el calor reinante hace que termine refugiándome por unos instantes, en busca de una fresca cerveza en el Hotel Las Grandas, ubicado en una de las viejas instalaciones del embalse.

Instalado en el patio-terraza doy cuenta de la apetecida a malta que acompaño con algunas vituallas que siempre porto en la mochila, salchichón cular y un buen trozo de queso de oveja. En ello estoy cuando por la puerta apareció el amigo Valentín que sudoroso me invitó a rematar el asunto con un buen helado, y me anunciaba que no daba un paso más. Este será para su jornada de hoy, su estación término.

Lo mismo debió suceder a las peregrinas alemanas, las cuales una vez llegadas al lugar se instalaron en un extremo de la terraza a disfrutar del entorno, deshaciéndose de sus mochilas, calzado y parte de las ropas, y como lagartijas al sol se esparramaron, encargando unas buenas ensaladas, y de paso una habitación, de ellas nunca más supe.
Tras el merecido descanso allí dejo a los compañeros y otra vez carretera arriba por las laderas de El Zreixalón, hasta la curva de la Costa, que presenta una excelente balconada sobre el embalse. 

IMG_5204IMG_5206

Durante esta contemplación me pregunto ¿Por dónde vendrá el camino que se piensa abrir desde Navia hacia Fonsagrada, como vía de escape y penetración, a lo largo del río Navia? Proyecto que están lazando algunos concejos astures como Boal, Pesoz, Illano y Grandas. Es un proyecto para verlo, y patearlo, aunque me da, que no todos los ayuntamientos tienen los mismos criterios sobre la concepción y el diseño, por tanto, parece indudable que habrá tramos de camino y carretera….

Sigo la ascensión y un poco más arriba del desvío, que va a Pénjamo, lugar al cual nuestros maestros nos iban a buscar ensimismados como estábamos en las piernas o en el escote de la profe. O bien era Pénjamo o Pimiango.

IMG_5207

Un poco más arriba llega el deseado desvío, que nos indica la malograda señalización del GR 109 Asturias Interior, la cual nos mete en el sendero que se abre paso por la mata boscosa del Coto de Grandas, este GR se hizo como alternativa de otro que se quiso llevar por las cumbres de la Cordillera Cantábrica, un millón de pesetas me ofrecían en su momento ciertos caballeretes del Principado, por articular su diseño y proyecto, el cual arranca en Panes y acaba en Ibias, mucho territorio para tan poco dinero… Luego se hizo como se hizo y valió todo.

El sendero que he cogido que desfila por el bosque entre pinos y mata autóctona recompensa de la bajada y subida realizada, ya que va en plano, al menos hasta un poco antes de llegar a Grandas de Salime, poblamiento que ya se hacía de rogar, después de tanto espejismo paisajístico.

Grandas de Salime, La memoria… masonería y Pepe el Ferreiro

Con Salime, casi siempre tengo las mismas sensaciones, por un lado, lo que pudo ser…. la capital asturiana del pulpo, como tal le falta tirón y querencia, mientras esa capitalidad se lo lleva Fonsagrada, que se marca excursiones de astures dispuestos a probar el producto, pese a que nuestra población asturiana cuenta con uno de los inputs más importantes de la región el Museo Etnográfico de Salime, a modo de mediático tirón turístico y más conocido, como el Museo de Pepe el Ferreiro y que en un plato como el pulpo se hubiera terminado definiendo el destino. Está claro que los astures nos vendemos mal.

IMG_5208IMG_5209IMG_5210

Sobre Pepe el Ferreiro, que decir, un paisano al que siempre recuerdo por el pueblo con boina, pitu de liar y madreñas. Es indudable que ha sido y es toda una institución en la comarca, personaje al cual se le terminó su virreinato como muchos otros después de tantos años, con él nunca he tenido mucha empatía, tal vez porque cuando lo conocí, en ese momento ejercía de anfitrión en una sedo simulación de la matanza de un gochu en el seno de las instalaciones del Museo y en compañía de diversos prebostes mediáticos y políticos, algunos conocidos mutuos, y tras tropezármelo le pregunté por uno de sus parientes, el masón Jose Naveiras Pastur.

Este pariente quiso instituir el levantamiento de una pequeña logia en su tierra natal, para lo cual reunió a una serie de conocidos masones, y levantaron columnas con el título distintivo de Amor y Trabajo, lo cual no pasó de un pequeño triángulo masónico, que se conformó al calor de las alegrías de la llegada de la II República. De hecho conformaron tal núcleo en diciembre de 1931 tres masones: Jose Naveiras Pastur Grado 18º, de Caballero Rosacruz; Jose Antonio Rodriguez Braña con el grado de Maestro Masón, Grado 3º; y Antonio Alvarez Mesa, 2º grado de Compañero
.MASONERIA EN ASTURIAS

Al primero de ellos, Naveiras Pastur, la institución gobernante y represiva fruto del llamado triunfante Movimiento Nacional, le acusó de estar al frente de las hordas rojas y ser el autor moral de todos los atropellos y desmanes cometidos en dicho pueblo, al cual se le condenó el l 15 de julio de 1938, a la PENA DE MUERTE, firmada por Luis de Vicente, Manuel Toimil, Benigno Lebon, Joe Manuel Alvarez Vazquez, también a Alvarez Mesa le pasaron por las armas en Lugo.

Esa es la historia de estos pueblos, donde se masticaron en cada esquina las rencillas y las envidias, y en ello voy pensando mientras subo por la Avenida de Pepe del Ferreiro, y pienso en que o no debí hacerle a este la pregunta en el momento oportuno, o que no le pillé del talante y humor necesario, o igual creyó que iba a preguntarle más…, y ahí se acabó la entente entre ambos, pese a lo que expone Alberto Polledo, sobre su persona y personalidad, no deja de ser un paisano de singular y de peculiar trato.

Fuera como fuere, entro en el Museo Etnográfico, para sellar mi credencial peregrina, pues me hace ilusión tener ese sello, y dado que vamos a una pensión pues el albergue está a tope, me dispongo a iniciar mi ascensión hacia lo alto del pueblo, cuando la responsable del Museo, me indica que si voy al Albergue haga saber a los romeros que la instalación tiene unos horarios…

IMG_5228IMG_5224IMG_5233

De nuevo se produce una paradoja con los peregrinos, pues parece que estos visitan pocas cosas a su paso, ya los vimos en Salas, y lo entiendo, por un lado, madrugan la de dios, y lo primero que hacen al llegar al destino es tomar posesión de la litera, y a continuación comer, y luego siesta, y cuando se quieren dar cuenta ya no hay tiempo, y el Museo Etnográfico de Grandas no es pequeño para verlo en un instante, ni barato para dejarlo más que a medias. Tal vez la institución turística debía estudiar este paradigma y hacer un esfuerzo en diseñar una estrategia ideal para la zona y el museo..

Al final de la calle, ya en lo alto del pueblo me encuentro con Maki, que me lleva hasta nuestro habitáculo, en la pensión en Arreigada, donde nos emplazamos a tomar una cerveza, antes de dar una vuelta por el pueblo, aunque el personal peregrino debe de estar durmiendo, y casi en la antesala de la cena, pues apenas si veo a nadie conocido en el trayecto por el pueblo camino del camposanto, que fotografío para el archivo de la Quintana de los Muertos.

Cuando regreso al pueblo, apenas si hay gentes por las calles del pueblo, un par de cervezas, y Maki empieza su letanía de reproches ya conocida cada vez que pisa el corcho de San Miguel, al final cenamos solos en el restaurante de la pensión Arraigada.

Me voy directamente a la piltra, para intentar aliviar el dolor de la cabeza por los reproches filiales y la bursitis del peroné que me viene molestando desde hace unos días. No tengo humor para mucho más aunque la etapa no ha sido larga unos 22 kilómetros en unas 5 horas en movimiento, y un desnivel de unos 805 mts., de desnivel acumulado. Mañana tierra de pulpo. Fonsagrada.

IMG_5167

Victor GUERRA

jueves, 27 de julio de 2017

CAMINO PRIMITIVO. 5ª Etapa Pola de Allande- Berducedo. Apuestas y atajos con trabajos…

IMG_5141

La dormida fue buena, y por tanto el descanso fue intenso, aunque al despertar y pasar lista de los romeros, y ya vi que algunos madrugadores se habían echado al camino, tanto nuestro fraterno amigo cántabro, como Isabel, la madre e hija alemanas, etc.

Las previsiones del tiempo  para Pola de Allande estaban indicando tormentas, y eso hizo que el personal saliese de estampida.

Es curioso el campo de atracción que está teniendo este viejo Camino Primitivo a Uña de Caballo, que ha pasado a ser un simple ramal segundón en el desarrollo de los Caminos de Santiago en España, pese a la imperial presencia de Oviedo como cabecera de las peregrinaciones durante siglos, como gran poseedora de las más prestigiosas reliquias que engrandecieron el Ovetus, y como no el mundo visigodo español.

etapa-de-pola-de-allande-a-la-mesa

Etapa que se  quedó en Berducedo por las tormentas y porque el Albergue de La Mesa está cerrado

Las prisas de los romeros
No había nada más que echar un vistazo al cielo el día anterior, para ver lo que se estaba gestando, un día de ese tipo de calor que «pica», y al día siguiente pues ya se sabe, en este verano astur donde las témporas ya nos dicen que se entró en la fiesta de la Ascensión lloviendo, y como dice el refrán que después cuarenta días de agua son, o sea que hoy nos tocará mojarnos, casi que todo el verano.

Arreglado todo, salgo con Maki, del cuartelero albergue de Allande para dirigirme a Casa Vitoria, donde nuestra amiga del Este, nos atiende maravillosamente, cosa que se agradece por la mañana, nada menos que una sonrisa y buen humor entre taberneros y parroquianos, cuyo ambiente se desarrolla bajo la atenta mirada de la dueña.

El personal romero tiene prisa, hoy no habrá riesgo de sol, pero sí de lluvia, y ya se sabe los de madrugar para caminar, son pertinaces y pienso que debe ser una especie de penitencia o una devoción. Supongo que el grupo canario ya estará llegando a Alto del Palo,

IMG_5101IMG_5100

Nosotros, Maki y yo, seguimos sin reserva en los albergues, envío a Maki a modo de avanzadilla para que coja sitio en Berducedo, ya que dado el tiempo y que el albergue de La Mesa, no existe, pese a que viene en todas las publicaciones oficiales turísticas, pues me temo que habrá algo de lío al ir llegando todo a la alta aldea de Berducedo.

Cuando salgo por las calles de Allande, para tomar el Camino del valle, son las 8, 30 horas, y creo que no queda nadie por detrás, o sea que voy gozando la salida como un verderón, en medio de una densa niebla que se encama sobre todo en los fondos de valle.

El Camino sale por la carretera AS-14, que en lenta ascensión nos aporta una bucólica vista sobre el lugar de El Mazo, envuelto en esa misteriosa neblina mañanera. El eje asfaltado se deja un poco más allá del desvío hacia el núcleo de Cimadevilla, y este nos invita a entrar en predios más ruralizados, para de este modo pegarnos a la riega del Nisón, que se muestra suavemente rugiente, lo cual indica que arriba todavía no ha descargado la nube. Sus aguas van transparentes y puesto que apenas hay pueblos río arriba, sus aguas invitan a echar el cazo y saborearles, aunque lo haré más arriba.

El sendero es bonito y solitario, por encima del trazado quedan los enclaves de El Teixu y Peñaseita y Las Viñas… los cuales no veo, pues voy por el fondo del valle, viendo la inmensa mancha forestal que se descuelga desde Braniegos (Altu Panchón) hacia el rio (robles y, castaños) que apenas si dejan otra cosa que ver el fuerte verdor de la vegetación de ribera y la ya citada y el revolotear de pájaros, que para mí siempre son poco risuelos comparado con las algarabías que estos montan tras los montes babianos (León)

IMG_5110IMG_5114

No hay atajo sin trabajo
Según camino, voy pensando en el famoso refrán «no hay atajo sin trabajo» lo cual es una verdad como una catedral al tomar el trazado de Hospitales en medio de esta nubosidad, que encima empieza a regurgitar tormenta, pues por encima de las allandesas cumbres de Braniegos empieza a sonar algunos lejanos truenos,

No tengo ni idea de cuanto puede llevarme subir por este lado del valle, por donde no hace mucho bajé en BTT, con el amigo forense Javier Dolado, y en cuya actividad disfrutamos de este bello camino con trazas en algunos puntos de sendero.

Aunque también me vienen a la memoria las veces que subí por Hospitales, y hasta me recuerdo alguna que otra pájara que sufrimos a la par mi amigo Poldo Figueiras y yo, por las desnudas cumbres, tan solo jalonadas por alguna vieja cabaña de piedra, que llaman hospital. Como para pararse a curar las heridas¡¡

En el fondo, me alegro de no haber subido a dormir a los viejos restos hospitalarios que jalonan la subida.

En todo caso, en si mismos son un caso paradigmático, la existencia de esos hospitales, en lugares tan inhóspitos y sin apenas techumbre y amparo el que hubiera ese tipo de alojamientos, pues uno se espera encontrar unos edificios en ruinas, pero de cierta envergadura, pero lo que se encuentra son unas viejas cabañas de pastor y poco más, y además no es que la zona ande sobrada de agua o sombra.

IMG_5120IMG_5122

Pero así fue y así consta, que este atajo contó en su día, según la cartografía y la documentación, con los hospitales de Fonfaraón, Hospital de Abajo, y el de Arriba. Otra cosa es haber podido ver en su día en que consistía un hospital en estas latitudes, además no todos prestaban los mismos servicios.

Los paisanos y los proyectos de estos valles
Sigo pateando el valle solitario del Nisón rumbo Oeste, hasta virar rumbo suroeste a la altura de La Reigada, donde me encuentro con un ganadero de la zona, que tiene ganas de charlar, y aprovecho la ocasión para preguntarle por cosas de la zona, ¿Sí es posible bajar desde el A.R. de Les Muyeres, hasta Braniecha, me dice que sí, que sin problemas que puedo bajar hacia El Mazo, aunque lo de pasar para al valle de Fresnedo, eso ya es otro cantar, pues ya se han perdido todos los caminos, y se hace difícil caminar y más aún transitar en bici, «andando y ramaleando con el brezo y el escobal igual se pudiera bajar desde la Collada Frenesdo, por la Vega el Pinu, pero con trabajo».

Me indica, que en toda esa zona les pertenece a él y sus hermanos, y que tiene casi 1000 hectáreas de monte. Seguimos charlando de lo bueno del enclave para la ubicación de un albergue en la zona, y me informa que hace años una gente de Granada, compró varias casas en la parte última del pueblo, «y tenían idea de montar algo de Turismo Rural, y la cosa no fue a adelante y ahí se perdieron 26 millones de pesetas, en casas cerradas», hoy no parece que nadie quiera resucitar todo este enclave de su gran letargo para satisfacer necesidades turísticas….
IMG_5123

Es paradójico la gran cantidad de compras de casas y cuadras que se hicieron hace años por estas lejanas tierras con la idea de emplazarse en ellos como neorurales, pero la vida en estos valles es dura, y muy solitaria, y lo compruebo cada día que salgo en bici por la zona de Pomar de las Montaña o por Oscos, o en Navia de Suarna, y constato la gran cantidad de gentes y amigos que se vinieron a estas tierras, y que hoy han quedado nuevamente deshabitadas….

Dejo al paisano en su desesperanza, pues sabe que no habrá mañana para estos enclaves, pues es consciente de que sus hijos no volverán a hoyar estas tierras, al menos para ganarse el sustento, aunque no pierde la esperanza. Nos damos la mano, y cada uno sigue su camino con un Buen Camino por parte de ambos.

Las tormentas del Palo
Cruzo el Nisón un poco más arriba, cuando ya el camino pica en ascenso y cuando miro para atrás, veo que viene detrás de mí la pareja de peregrinos que vi en el Campo de San Roque (Tineo), tan extraños como silenciosos, Se paran a charlar, y aprovechamos para ponernos los chubasqueros, pues el agua hace su aparición de forma tímida, pues lo que era una lejana tormenta, empieza tornarse en toda una clara tormenta que se está colocando encima de nosotros.

IMG_5125IMG_5126IMG_5128

Me comentan que son de San Sebastian, y que no son muy madrugadores, pero que luego andan deprisa, lo cierto es que nos hacemos unas fotos, uno a los otros, y les dejo ir, mientras me quedo haciendo fotos a los pequeños juegos fluviales del Nisón y probando sus aguas, seguro que al peregrino Americ, le hubieran gustado .

Sin darme cuenta llego al cruce con la carretera AS-14, la cual cruza todo el territorio, con un trazado que va al abrigo de la Sierra del Palo. El entronque es el punto de arranque, casi vertical y por mal camino hacia lo alto del puerto, el repecho hacia la cumbre divisoria que como indica en su libro Alberto Polledo , lo del Oriente del Palo se dice que son los curitos, y los del otro lado, los de occidente, los farracos, o sea los del Valledor, Grandas, etc.

Emprendo la subida hacia la cumbre en un último esfuerzo, y como a la mitad encuentro a Valetín, un hombretón joven pero de juveniles maneras, que dada su sobrepeso va subiendo muy lentamente, le acompaño, tirando de él unos cuantos metros en la ascensión, pero no cambia el ritmo pese a que la tormenta ya está encima, llegamos cerca del corro de pinos, y allí lo dejo para subir un tanto a la carrera a la cumbre del Palo, pues quiero estar a cubierto en el pequeño refugio tipo iglú de piedra que nos ofrece el Palo, a donde llego a las 11, 30h con 8 km ya caminados.

IMG_5132IMG_5135IMG_5133

En plena campera del puerto del Palo (1147 mts), se desata la furia de Zeus que, junto con Eolo, hace de las suyas en la zona cumbra un poco antes de entrar en el refugio improvisado, un poco sucio, pero vale para guarecerse usos minutos.

En vez de quedarme dentro, coloqué una gran piedra en el porche y esperé sentado con la roja chaqueta de aguas, para que me vieran los que iban llegando y se vinieran a refugiar a este destartalado refugio, y así pasar el vendaval…

Cual no fue mi sorpresa, cuando por la cumbral del puerto veo llegar procedentes de la ruta de los Hospitales, al grupo de ex mineros, luchando con la tormenta, y sus ponchos, pero nadie parece querer refugiarse en el iglú de piedra, creyendo que Montefurado está a un minuto. Hago señas, pero nadie parece querer refugio.

Van pasando los romeros que vienen de los Hospitales, a los cuales parece que les he ganado por la mano en la subida, pues pese a mi cachaza he llegado primero al Puerto del Palo, y de forma más descansada disfrutando del entorno, y ellos de la niebla…, pues o han visto nada de nada.

Me armo de paciencia, pues estas tormentas de verano, duran lo que duran, y es cuestión de tomárselo con tranquilidad, aunque asusta el fragor de los truenos, que retumban por todo el territorio, además el aparato eléctrico de la tormenta es intenso, y mi teléfono móvil y la cámara, sufren un repentino apagón dada la intensidad eléctrica que me rodea la zona.
IMG_5144IMG_5145IMG_5146
Tras una media hora de reposo dado un bocado a las viandas, y echando de menos la bota de vino que se ha llevado Maki, asomo la nariz y por el occidente, o sea por la zona de Osco,s se ve clarear, eso sí no veo que Valentín haya subido a lo alto del puerto, y pienso que ha debido dar la vuelta hasta el entronque de la carretera, y se ha ido para Allande en algún coche que haya podido parar.

Propuesta para el Alto del Palo

Sigo en mis cavilaciones mientras espero que la tormenta apacigüe, y pienso en porqué que el famoso Puerto del Palo, no tiene clavado en su cumbre un mástil de madera, un buen tronco de eucalipto, a modo de joquera de Balmori, que cumpliera las funciones en memoria del topónimo, y como punto para dejar un recuerdo por parte de todos aquellos romeros que pasan por este singular paso hacia Galicia. Estaría bien que el Ayuntamiento acometiese algo así.

Me autoimpongo la tarea de dirigirme a alcalde de Allande para exponerle la idea de clavar un hito de madera a modo de cruz de ferro de Foncebadón, en lo Alto del Palo.

UN hito en el camino para el ALto del Palo

Como decía, una vez escampada la tormenta, y sin nadie a la vista, aunque por el horizonte no estaba exento de nubarrones salgo de mi refugio donde nadie acudió pese a mis señas, y contemplo la cumbral de la Sierra del Palo, y a la derecha al fondo la de Muriellos y Carondio, y a la izquierda la Sierra de Lagos y el Valledor, una estampa que siempre me impresiona, y que conozco que andar por estos lares en BTT y con temas de homologaciones de senderos.

Caminando por la tierra de farracos
Me echo por el camino que baja directo, y que va a la cortar la AS-14, lo cual hago yendo directo hacia Montefurado, y su ermita, bajo la advocación de Santiago, en esta ocasión no me sale a saludar el mastín de la carranca, ni veo trazas de que el único habitante sempiterno que siempre pelea con su huerta y vacas, esté por la zona.

Montefurado, está lleno de leyendas, de túneles y galerías, y una de ellas la llamada «Cueva de Xuan Rata, incluso ha engendrado su propia leyenda: cuenta la tradición que vivía allí un cuélebre y que un habitante del pueblo, el susodicho Xuan Rata, se atrevió a ofrecerle una piedra al rojo vivo que el bicho engulló pensando que le brindaban una hogaza de pan, lo que le hizo desaparecer cueva adentro para no dejarse ver más entre los humanos ni despertar las iras de tan bárbaros convecinos.»

IMG_5137IMG_5138IMG_5139

Aunque el día no está para andar danzando por los caminos, paso las portillas -saltadera que dan paso a las praderías que se cruzan para subir al Sesto Valle Grande, para dejarse caer por la Vaguada hasta el collado del Couso, colocándonos en el sendero lateral que va paralelo a la AS-14, y entrar en el pueblo de Lago, por el camino que pasa por delante d su iglesia que data del siglo XVIII, cerrada como casi todas a cal y canto, y donde me encuentro otro peregrino, que no sé de dónde ha salido, porque no me suena de haberlo visto estos días, allí le dejo contemplando el árbol de los druidas celtas, el grandioso Tejo, eso sí con un perro merodeando sus perniles.

Los Peregrinos fantasmas
Subo hasta la carretera, para entrar en la Venta de Lago (Casa Serafín), y refugiarme de nuevo, ante la nueva trombada de agua que está por caer, como la cosa pinta para largo, pido un bocadillo de tortilla francesa, que pronto causa furor entre algunos peregrinos que por allí pululan, y que ignoro de dónde han salido, sus indumentarias, al estilo Quechua no deja ver si son senderistas de fin de semana o peregrinos.

Allí estamos, que nos reconozcamos como tales romeros, el fuerte peregrino holandés de la subida de Bodenaya, que parece que ha hecho toda su comida en este bar a juzgar por la loza utilizada, y alguna pareja de jóvenes, luego hay una protectora señora y su quinceañero hijo, que se refugian también de la tormenta, y para resarcirse de esfuerzos piden otras tortillas pero con precisas instrucciones de cómo deben estar, cada una de ellas…, lo que hace torcer el hocico de la tabernera, que sabe de su oficio más que los ratones colorados, y no recibe bien tanta precisión culinaria.

IMG_514720155884_475096919511027_1425205078240504545_nIMG_5150

Salgo tras escampar la trombada de agua, y detrás de mi salen el resto de peregrinos, pero en realidad han debido de tomar otro camino pues de nuevo me encuentro caminando solo.
Me sigo preguntando ¿de dónde vienen y a dónde va toda esta gente?,A veces encuentro la explicación cuando los paisanos te dicen apareció un peregrino en Artemande o el refugio de la Cappilla de las Veigas. O en el Povo, en el Valledor. Increíble. Otras veces coincides con la llegada del autobús regular que cubre las necesidades de la zona, y ves llegar a algunos compañeros de andanzas. etc.

El Camino como contemplación

No tengo prisa, ni voto que cumplir, ni mi objetivo es devotionis , y como ya sé que Maki está albergado y mi plaza reservada, y el tiempo está muy inestable, por lo cual me voy tranquilo, y si cae algo de agua, pues espero que haya un buen árbol, que me cobijo, al menos hasta empezar a mojarme dos veces, pues ya se sabe el refrán…

La tierra huele a mojado, y los aromas fluyen por todos los poros, las babosas bien negras o pardas salen al camino a pesar de que son de actividad nocturna, y este verano que viene lluvioso, están por todas partes, y no parece que sus depredadores estén hambrientos (ranas y sapos), al tenor de su número y el tamaño.

A la altura de Piedras Rubias, es cuando de nuevo salgo del tramo aledaño a la carretera, y donde me coge de nuevo una chubascada, busco un buen roble y una piedra, y me siento a esperar contemplando la zona del Valledor, pues me he ido un poco fuera del camino para poder admirar este valle tan singular, y que he recorrido no hace mucho en BTT, por toda la Sierra de los Lagos, hasta el Valledor y vuelta por la cordal de Berducedo. Un trazado interesante por un paraje que se va recobrando después de un intenso incendio que amenazó con llevárselo todo por delante. Menos mal que la naturaleza autóctona es dura y se recupera al menos en lo estético pronto.

IMG_5148

Estoy en plena exhortación contemplativa cuando por debajo de mi pasa una jabalina y tres rayones, hocicando aquí y allá, me miran, les miro, y cuando quiero sacar la cámara escapan a todo correr hacia los brezales que rodean el prado, el paisano quedara contento con el arado que le están dando al prado, sigo embarcado en mis recuerdos, pues hace pero ya muchos años vinimos mi compañera y yo a tomar junto con la propietaria de la plaza de maestra, posesión de la Escuela del Ensartal..

Berducedo. Parada y fonda

Llego al pueblo de Berducedo, y pronto sale a recibirme Maki, que me lleva hasta el nuevo albergue Casa Marqués, inaugurado hace tres días, y que parece un campamento de refugiados, ya que todo el mundo cuelga de las literas las ropas mojadas, lo cual denota la falta de delicadeza diseñadora, pues hubiera bastado una barra con perchas en una de esas paredes baldías, para improvisar un perchero -secadero.

IMG_5155

Se notan faltas curiosas, como perchas en los baños, y alguna que otra cosa, pero la instalación cumple con lo mínimo.

Pero está claro que estamos lejos de aquella mala fama que arranca ya del Códice Calixtinus, de taberneros y hospitaleros, que no siempre salen en las vulgatas canónicas del Camino, pero que no por ello dejaban de existir, y cohabitar con toda una barahúnda de peregrinos de toda estirpe y condición, y que por ejemplo en el siglo XVII y XVIII empujó a tanta gente a buscarse los garbanzos por los caminos, en un eterno primum vivere.

Peregrinos: Primum Lectus

Como somos más viajeros que peregrinos, y lo perentorio no es el vivere, sino donde dormire, eso unido a la falta de alojamientos institucionales (baratos) aunque en algunos lugares hay albergues privados, algo más caros, pero interesantes por precio y calidad , como ahora sucede en Berducedo, donde por ejemplo el albergue municipal, apenas si uno puede asomar la nariz de lo desastroso que está, producto en buena medida de los ignorantes que en parte son los gerentes políticos, que olvidan que los albergues institucionales, son un «tirón para el Camino» son las locomotoras y pun unto de atracción, las cuales generan a su alrededor otros alojamientos.

En pueblos como Berducedo, la oferta ha ido creciendo, de tal forma que apenas si nos vemos los distintos romeros de este viaje por el Primitivo, una etapa que supongo estaremos cerca de las 100 personas, reunidas en el pueblo, sin que apenas nos veamos.

IMG_5167

Es tal la prisa que el personal romero lleva, que cuando llega al mediodía ya casi exhausto a los albergues, se dedica a la manduca o sea a comer, y se echa a la siesta, hasta la hora de picar algo antes de volver a acostarse para el madrugón del día siguiente.

Y esta dinámica, de no poder reservar en los Albergues, por ejemplo en los privados mediante métodos como dejar la tarjeta bancaria, etc., hace que haya prisas por llegar a cumplir con las reservas, que ahora se mantienen en activo entre las 14 y 15 horas, y luego dios dirá…, lo cual ha generado todo un paradigma en el quehacer peregrinatorio, ya que, a los romeros, viajeros, y peregrinos. etc., no están convirtiendo en primun lectus.

Es un paradigma que nace más bien de las deficiencias y contradicciones del sistema comercial y de la oferta del alojamiento enlazada al Camino.

Lo cual genera, y es a lo que voy, a que tras mi llegada a Berducedo, y acabado de asearme y ponerme guapo, resulta que me encuentre con una bandada de peregrinos dando vueltas a los mismos sitios, y haciendo prácticamente lo mismo como patos mareados, o sea tomar el sol, dedicarse a la hidratación a base de malta, e infusiones, para desaparecer, a eso de las 20 horas en pos de la litera.

Que por cierto alguien no ha pagado su alojamiento o cena o ambos en Pola de Allande y suben la Guardia Civil a preguntar por una serie de extranjeros, para que estos den cuenta de su situación frente a los impagos efectuados. una situación engorrosa para todos, pues nadie sabe si es un despiste o la clásica sesión de gorroneo pues ya se sabe que el camino ha generado desde sus inicios toda suerte pícaros y picarescas.

En Berducedo, como ya era previsible al final cenamos en el pequeño restaurante de Casa Marqués, prácticamente solos, el resto ya estaba camino de los brazos de Morfeo, y algunos que otro, tomándose la espuela antes de ponerse en la posición horizontal.

Nosotros nos quedamos de charleta, con el propietario del restaurante y el albergue, cambiando impresiones y dándole indicaciones para mejorar la oferta, hacerla más atractiva e interesante, aunque lo aportado no sirvió para que el buen ventero nos convidara, ya no a espiritosos orujois, ni siquiera  a las infusiones

.IMG_5156IMG_5160IMG_5159

En fin, cosas del Camino, mañana la gran incógnita la etapa hacia Grandas de Salime

Victor Guerra